martes, 15 de diciembre de 2009

Escritura creativa

Joaquín Sabina está tan feliz actualmente que ha tenido que echar mano de la galopante depresión de su amigo Benjamín Prado para escribir las letras de su nuevo disco. Con la excusa de distraerlo y la finalidad de lucrarse de la creatividad que implica su tristeza (Benjamín Prado tiene el corazón partío, caracoles), Sabina se llevó al desolado poeta a la triste ciudad de Praga. Prado prestó parte de su desazón al cantautor y juntos, en amor y compaña, escribieron Vinagre y Rosas, un disco que poco tiene que ver con la socarronería y la elegante amargura del Sabina de toda la vida. (Entrevista molona)

El artista nace y también se hace. Aunque la técnica y la disciplina juegan un papel importante en todo lo que concierne a la creatividad, lo cierto es que la inspiración y demás bobadas son también decisivas a la hora de crear algo que tenga por finalidad última hacer “chack” en el receptor de esa cosa que llaman arte. Y no es menos cierto que, dentro de la inspiración y demás bobadas, la inestabilidad emocional en alguna de sus variantes es un indiscutible punto a favor del “chack”.

Nada me gustaría más que poder rebatir el tópico que une a la tristeza y a la soledad (soledad de la mala, se entiende) con la creatividad, pero sería muy hipócrita por mi parte hacerlo, caracoles.

Eso sí, vaya por delante que, por mucho que la infelicidad tienda a despertar la sensibilidad que habita en el interior del individuo, cada cual canaliza esa pulsión a su manera. Por eso no todos los infelices son artistas ni necesariamente la infelicidad genera obras basadas en la propia infelicidad. Menudo coñazo si así fuera, ¿no creen?

Y después de esta disertación que seguro cambiará radicalmente sus vidas, les cuento en relación a la otra cara de la moneda, la de la técnica y la disciplina, que en la librería “Un cuarto propio” se ha abierto el plazo de inscripción para un taller sobre escritura creativa.

A pesar de que tanto el material del curso como los ejercicios a desarrollar han sido en su mayoría elaborados y/o propuestos por Cristina Serrano, el alma de Un cuarto propio, será una servidora la que se encargue humilde e ilusionadamente de transmitirle los contenidos a todo el que se apunte. (Info).

--
¿Que por qué el curso dura poco más de un mes y no tres como se dijo al principio? ¡Porque me voy a China, caracoles! Ala, ya lo he dicho.

4 comentarios:

M. Samsa dijo...

lo ví esta mañana y dije, leches...me gusta la idea...
y luego dije, leches, en plenos examenes...cuando mi mente no tiene tiempo de atormentarme y por ende me huye la imaginación :)...

pero me parece genial, y me encanta que seas tú la profe...a ver si me puedes colar algún día de espía o algo que me muero por conocer cómo siente la gente que siente en ciudad real...

De momento creo que esta semanita o la siguiente antes de emigrar me paso por la librería a ver si puedo adoptar algún librillo interesante ..

olé por Nata...
y te vas a Chinaaaaaaaaaaaaaa

uncuartopropio dijo...

Natalia! que bien, que bien! Quería que contaras tú lo de China primero... Gracias por ayudar a Un cuarto propio, por involucrarte y por dar soluciones. Uno no se va a China todos los días. Te echaré de menos.

nata dijo...

Jo, muchas gracias, Samsa.

Tú qué dices, Cristina, ¿ la colamos algún día? ;-)

Gracias a ti!

Bueno, bueno.. no me eches de menos tan pronto, que no me vas a perder de vista tan fácilmente... aún nos queda la crítica literaria ;-)

Qué calor hace, ¿no?

Montse dijo...

Ya lo sabía porque me lo dijo Ana el otro día en un súper. Por cierto, conocí a Edurne, le he pedido a los reyes republicanos y magos un regalo para ella. Cuando venga vamos las dos a dárselo, ehhh!!

Ahora a China? Pues por un lado genial pero por otro... tienes que echar los papeles, no seas gili.

Un abrazo, Montse