jueves, 12 de junio de 2008

Acá apela




Tiene buena pinta, ¿verdad? Pues ahí nos vemos mañana, amigos culipardos. Yo iré a caracolear un poco (un muy poco)y luego, de viaje con Amelia, claro.

9 comentarios:

Sonia dijo...

Porque no hay paz...

Porque no hay paz...

Porque no hay paz...

ottoreuss dijo...

por qué no hay paaaaaaazzzzzz

mayte dijo...

y tapones? hay taponees para los oidossss?:)

nata dijo...

¡Pero qué leen mis ojos! habrase visto mayor muestra de envidia.. ¿y tú te llamas amiga?

Querida mayte, estoy segura de que tú tienes otras virtudes;no obstante, el hecho de que el canto no sea una de ellas no deberías arremeter contra aquellos a los que Naturaleza ha dotado de una voz angelical. Y mucho menos si se trata de una amiga.

Por suerte, me consta que una parte del público supo apreciar los matices de mi voz, los dobletes... En fin, hubo una parte del público que sí supo apreciar el tiempo y la pasión invertida en aquella gran canción.

--

Caracoles, aprovecho el comentario para pedir disculpas por adelantado pues me temo que esta semana me va a ser imposible actualizar la página. Les debo la crónica de nuestro viaje a Colombia.

¡Saludos cordiales!

marian dijo...

viaje a colombia?

qué intriga!

auf wiedersen! (mas o menos)

marian dijo...

viaje a colombia?

qué intriga!

auf wiedersen! (mas o menos)

mayte dijo...

habrase visto mayor muestra de desconfianza....!ejem ejem...

lo de los tapones no iba por vos...por dios, iba por otto...ainss...

me vuelves a ajuntar?;P

un besaco y actualice como pueda que necesito con urgencia baba de caracol...

Blas dijo...

La falta de actualización le obliga a uno a hacer arqueología de blog: es lo que tiene, llegas esperando carne fresca y con la hambruna en ristre pues a tirar de archivo.

Y es que es bonito escarbar en blog ajeno y desconocido. Hasta que actualice habrá que seguir escarbando.

Enhorabuena por los contenidos dice uno que llegó caído del "Siguiente blog" en la semana de huelga no declarada.

nata dijo...

Ay Blas, muchas gracias... No sé qué decir. Bueno, sí sé: ¡qué manera más bonita de enderezar un domingo!

Por cierto, tu manera de escribir me ha despertado una profunda empatía al instante, qué guay.

Ala, a ser felices.