viernes, 8 de enero de 2010

La entrada de nada

Érase una vez un hombrecillo de nada. Tenía la nariz de nada, la boca de nada, iba vestido de nada y llevaba zapatos de nada. Se fue de viaje a una calle de nada que no iba a ninguna parte. Se encontró a un ratón de nada y le preguntó:

-¿No temes al gato?

-No, de veras -contestó el ratón de nada-, en este país de nada sólo hay gatos de nada, que tienen bigotes de nada y garras de nada. Además, yo respeto el queso. Me como sólo los agujeros. No saben a nada, pero son dulces.


"El hombrecillo de nada", G. Rodari


Disculpen la ausencia, caracoles. Las rebajas y las convocatorias de enero es lo que tienen.

3 comentarios:

eusebio dijo...

no pasa nada, mujer

nata dijo...

:)

Montse dijo...

No te preocupes, somos incondicionales, aquí estaremos esperando.

Un abrazo, Montse