viernes, 1 de enero de 2010

La ley del deseo

Creo firmemente que hay quien debería subirse al carro del deseo de vez en cuando, siquiera para buscar nuevas motivaciones, ¿no les parece? También pienso que muchos de nosotros deberíamos hacernos mirar esa maldita costumbre de pedirle deseos al año nuevo de no ser porque es inútil intentar desmontar el imaginario de según qué individuos y porque, al fin y al cabo, no hemos venido aquí a colapsar la ya bastante colapsada seguridad social con nuestras patologías irreversibles.

Desear es demasiado fácil: Les deseo lo mejor, caracoles. ¿Ven? No me ha costado ningún esfuerzo. Además, desear no tiene límites: Que este año el Atlético nos dé una alegría, por favor. ¿Qué me dicen de ésta? Convengamos que para el buen funcionamiento del deseo es casi fundamental que no exista demasiada distancia entre el deseador y la cosa deseada, aunque también podemos recurrir a la clásica formulación de deseos claros pero imprecisos que nos permitan ir improvisando sobre la marcha: Les deseo la búsqueda y el encuentro de la felicidad, caracoles, y, si ya la encontraron, espero no la pierdan de vista.

En fin, allá cada uno con su manera de pedir deseos o de no pedirlos. Lo importante es buscarla.

¡A currarse el 2010 se ha dicho!

7 comentarios:

Montse dijo...

Pues sí que has empezado tú el año a lo sargento, madre mía!!!!

Yo deseo verte en la Baja Sajonia, o no?

Bueno, pues currántelo o por suerte, que te vaya bien el 2010 y ya está.

Un abrazo, Montse

all-funs dijo...

Desear buenas cosas es, al margen de lo que tiene de costumbre, como esperar a que el azar decida por nosotros...

Prefiero la lógica de Alex Rovira:

Buena suerte = Preparación x Oportunidad

Oportunidad = f (Azar)

Buena Suerte = Preparación x Azar

Azar = 1 / Preparación

Buena Suerte = Preparación x 1 / Preparación

Buena Suerte = 1

Buena Suerte = 1 mismo

Angua Bipolar dijo...

Me quedo con lo de currate el 2010! El mejor "deseo" de todos los que he oido hasta ahora.

nata dijo...

Pues sí, all funs, desear cosas buenas es un poco como eso, sí. El planteamiento de Rovira no acaba de convencerme... La experiencia me dice que no toda suerte radica en la preparación. En cualquier caso, seguiré dándole vueltas al asunto ;)

Jo, tío, "agnóstico apático" molaba.

¿Sargento yo? Qué va, mujer xD


No nos queda otra, Angua.


Uh, qué sueño..

Ciao!

ottoreuss dijo...

Arrea, all-funs es agnóstico¿? Coincido en que molaba la marca "agnóstico apático"

ottoreuss dijo...

[offtopic: Por cierto, all-funs, mola la nueva distribución de tu web]]

Cristina dijo...

Pues sí, por eso deseamos tanto porque no cuesta nada ;)
Yo el 2010 me lo voy a currar más aún que el 2009. Aquí lo dejo por escrito.
Siempre pido deseos, por soñar que no falte, que si no tengo la sensación de hacerme vieja.
Luego están los propósitos esos del mes de enero... esos sí que son una lata: este año voy a..., tengo que..., aprenderé ...