lunes, 31 de marzo de 2008

fantasma, a tu puta casa

Mi madre me ha dicho que cuando oyó pasar al afilador esta mañana inmediatamente pensó en el protagonista de “La vida es bella” montado en su bicicleta, así que no me hace falta acudir a la prensa de hoy para confirmar que nuestra huelga no ha pasado inadvertida. Mirar la realidad desde otra perspectiva, y con otras gafas, es un buen comienzo.

Queridos amigos, aquí y ahora me despido. Este blog fue concebido inicialmente como un reto personal. Tenía una deuda con Comparte tu texto (me sentía en la casi obligación de decir que yo también le doy al teclado y dar botones como muestra) y también tenía la necesidad de cambiar el contenido de las cosejas que escribía antes. Misión cumplida. En cuanto a construir un mundo mejor para los caracoles, sepan que la lucha sigue pero por otros derroteros. Por aquí ya no se vale.

Saldadas esas dos deudas que les digo ya no me entrego a esta página con la misma intensidad que antes y, a día de hoy, mi objetivo es vivir intensamente lo que sea. Intensidad es la palabra clave. No quiero asumir el riesgo de que la idea, lo que de bonito tiene este blog, se contamine. Además, una retirada a tiempo… ya se sabe

Infinitas gracias por todo, caracoles. Ha sido una gozada compartirme con ustedes mientras experimentaba con las técnicas narrativas que más me interesan (yeah). Me duele pensar en lo que irremediablemente siempre queda en el tintero ─podríamos haber construido algo bien bonito por aquí…─ y no me perdono no haberles hablado de Jorjo. En fin, al menos diré que a Jorjo le interesan dos cosas en la vida: lo infinito y lo efímero y creo que a mí también… ¿Estarán conmigo en que un blog no puede ser infinito?

No puedo evitar que esto suene al típico “te quiero pero te dejo” o sucedáneos pero, creedme, esa no es la idea (o quizá sí, algo de verdad tendrán esas malditas frases). El caso es que ahora mis ojos están puestos en otra meta, en otro reto, y la constancia de momento no se me antoja tan urgente.

Caracoles, les animo a que se animen a enfrentarse a sus fantasmas. La idea acojona pero la satisfacción de la victoria no tiene precio.

Nos vemos en los bares o en el Messenger. Ahora, a otra cosa, mariposa.

Que sean felices, amigos.

4 comentarios:

laurita dijo...

pues que mal.. pq entre paper y paper, business process, process mining, fuzzy sets, etc... me gustaba leer tu blog.

Sonia dijo...

chapeau.

P. dijo...

¿Ahora con qué me desayuno yo?

jorjo g. dijo...

oye, que lindo, y que triste, pero que cosa, como que no te creo, la blogueada es como la mafia, no es tan facil salir, o si? quiza para ti lo sea...
curiosa ironía, no me perdonaré no haber hecho comentarios desde antes...
tantas cosas y tan poco que decir, mejor me despido y ya nos veremos en otra efímera ocasión...
un beso.