lunes, 10 de marzo de 2008

The paradox of choice


Why more is less? se pregunta el psicólogo Barry Schwartz. Pues porque somos unos insatisfechos, dice. El caso es que en esta conferencia de una horita y en inglés el tío viene a decir que el hombre no sabe cómo emplear su libertad de elección.

Yo sigo sin saber qué coño hacer con mi vida pero viene este hombre tan simpático, me dice que se trata de la paradoja de la elección, que el nivel de la parálisis asciende proporcionalmente al número de opciones, y el cuerpo va de otra manera.

Por eso este año votó más gente.

Con todo, gracias a los del voto útil (muy sensatos y prácticos todos ellos) porque entre lo malo y lo peor nos quedamos sólo con lo malo. Y eso, con todo, es un gran alivio.

1 comentario:

skot dijo...

Hay gente que le saca partido a esto de estar dividido entre lo que se está haciendo y lo que se querría estar haciendo, o lo que se tendría que estar haciendo. Dicen que la dispersión mental es la fuente de toda su productividad... pero sí, la gran mayoría, nos volvemos locos...

[La procrastinación] es esa enfermedad que sirve a diario a casi el 100% de la humanidad geek. La cosa es más o menos así: estoy aburrido, voy a rediseñar mi página, ahora voy a traducir un libro, ahora, no, mejor ahora hago un programita que me baje de Internet todas las letras de Death Metal a mi disco duro en un formato XM... ahora, mejor me compro estos siete libros para aprender "whatever 5.4" y los pongo sobre la montaña que está junto al televisor, ahí junto a los 7 DVDs que no he visto. Un algo así como: ¡ponte a hacer una cosa nueva, no te preocupes por las otras trescientas también nuevas que te tienen estresado!
Como citan en Microsiervos.