miércoles, 15 de octubre de 2008

¿Tolón?

Soy consciente del riesgo que supone hablar de este tema en voz tan alta, en letras tan legibles y públicas y es por eso que han de saber que no lo hago porque tenga la extraña necesidad de contarles, sencillamente, lo hago porque no puedo pensar en otra cosa. Me he enamorado, caracoles, y estoy acojonada.

Imprimiendo el dramatismo justo que la situación requiere, puedo decir que sufrí tanto por eso que hubo entre el que mi fue mi imposible y yo, que llegué a creer que ninguna dicha que aquella relación pudiese haberme reportado en el pasado amortizaría el dolor y la angustia que, irremediablemente, me acompañó durante el largo proceso de olvidarlo. Jamás pensé que el desamor pudiese doler tanto. Y, sin embargo, es.

Además, caracoles, desde hace unos meses disfruto tanto de mí que no había reparado en la posibilidad de volver a enamorarme porque, desde que disfruto y sufro conmigo, la idea del enamoramiento se me presenta como un sucio callejón en el que el individuo se encierra para así no tener que enfrentarse día a día a sí mismo en tanto que individuo. En ese callejón, en esa trampa mortal, el supuesto individuo sólo tiene que vérselas con ese otro supuesto individuo del que se ha enamorado, dejando así a un lado la nada desdeñable opción de mirarse y comprenderse a sí mismo.

Y, a pesar de todo esto que les cuento porque así lo pienso, tengo ese no sé qué en el cuerpo que aparece cuando alguien te hace tilín y también, insisto, tengo miedo. Tengo mucho miedo.

En lo que concierne a mi pasado, tengo miedo porque, bajo ningún concepto, estoy dispuesta a volver a pasar por aquello; porque nada merece la pena, porque yo no quiero tener cuentas con la pena. No obstante, también en lo que concierne a mi pasado, estoy relativamente tranquila porque conseguí sacar ese clavo sin ayuda de otro clavo. Y eso está muy bien, ¿no? Porque tampoco quiero clavos en mi vida.

En lo que concierne a mi presente, tengo miedo porque no quiero poner en peligro la vida conmigo. Y es que me encanta vivir conmigo, caracoles. Sí, quizá el tilín no sea incompatible con esta vida conmigo de la que les hablo pero, una cosa está clara, y es que esos dos mundos pueden llegar a tocarse en algún momento y, por lo tanto, pueden verse alterados y, seguro que en más de un aspecto, no sólo se alterarán sino que, además, esos dos mundos ─el del tilín y el del mí conmigo─ se verán afectados, con la carga negativa que ello supone. Y también habrá carga positiva, no seré yo quien lo ponga en duda; pero, insisto, no quiero que nada me merezca la pena porque no quiero tener cuentas con la pena.

Ais, caracoles, estoy hecha un lío. De que el tilín existe, no me cabe la menor duda ─el menor sentimiento─, lo que me inquieta es no saber qué hacer con él. Con el tilín, claro.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

ains...thommy...;p

tu diserción es, como siempre, impecable desde un punto de vista formal...como siempre, disfruto leyéndote...y me has arrancado la sonrisa de siempre...pero he de decirte, caracola, que te va a dar igual lo que quieras...los sentimientos son...
así que disfrútalos porque por mucho que nos empeñemos en diseccionarlos (y yo sé que tu terapia es desnudar al hombre del saco :p)lo cierto es que nada tiene un color definido...

y mira que yo soy miedica, pero nena...VIVE...

m.samsa

Sonia dijo...

:)

guiño.

mano para el miedo.

leche con cereales para la pena, de no poder conversar esto.

conversar, digo.

kyezitri dijo...

"la idea del enamoramiento se me presenta como un sucio callejón en el que el individuo se encierra para así no tener que enfrentarse día a día a sí mismo en tanto que individuo"
THEN
manos aplaudiendo
THEN
thinking about love

Montse dijo...

La vida es para los valientes, así que VIVE, arriesga y después lo que venga (bueno o malo) asúmelo y ya está. A disfrutar.

Un beso, Montse

Alexandra dijo...

Hey Guapa, it's me, alex.
Te alegrara saber que por fin desplegue mis alas y ayer 15 de Octubre arrive en Uk!

No se si creerme tu entrada de Tolon! ojala y sea cierta, por que nos conocemos un poquito...

Ya sabes, aunque no domines el aleman, tu eres muy alegre, te ira bbien

nata dijo...

Pues sí, habrá que hacer tolón, chicas.

and what do you think, Kyezitri?

mmm... Leche con cereales...

Mileurista Eunfurecido dijo...

Oolas niñas, soy JB, fraggle o el tormento de la juani. Cómo va por las Alemañas nata? Supongo q palante, porque, ya sabes, eres muy alegre. Y a éso, recarámbanos, me sumo: Machen Sie sich keine Sorgen, sei glücklich

Y espero hayas olvidado ya el " ciudad de origen, de destino, y fecha aproximada de salida por favor?

Bueno, lo dicho, que espero te vaya bien. Pásate por mi rincón, estás invitada

bliss dijo...

ains caracol! nunca sé qué opinar o decir en relación a estos temas tan escabrosos, pero admiro el valor que has tenido de reconocer tus sentimientos, tus miedos, y compartirlos de forma tan clara y discreta.

Suerte con el tilín! ;)

Srta Quincampoix dijo...

Lo único que sé decir en alemán es Niemand Liebt mich... Así que no digo nada más... :P

Yo creo que el miedo también es disfrutable.

(nota mental: buscar adjetivos de "disfrutable" que sí existan)


Enjoy, snail!

Srta Quincampoix dijo...

y donde dije "adjetivos" quise decir "sinónimos"

ains...

nata dijo...

"El miedo también es disfrutable". Uf. Me gusta. y si la palabreja en cuestión no ha sido nunca antes utilizada y, por lo tanto, no existía pues ahora que tú la has dicho, existe.

Cuánto tiempo, bliss!

Por un momento dudé, mileurista: ¡Cómo va a ser mileurista el JB que yo conozco si el JB que yo conozco trabaja en DHL! Pero aquello del tormento de la Juani me despejó toda duda.

En fin, me alegro por tu subida de sueldo :) Voy a ver que se cuece por tu blog. Ciao!