miércoles, 5 de noviembre de 2008

De huelga, ¿por qué no?




Sirva la huelga de hoy para darle un empujoncito a uno de los deseos que pedí mientras soplaba las 24 velas que temblaban sobre un puding de vainilla (¿son raritos o no son raritos?¡Un puding de vainilla!).

Un mundo mejor para los caracoles

4 comentarios:

agnóstico apático dijo...

Y con tanta vela se veía algo del puding? ¡Felicidades!

Anónimo dijo...

mmmmm...puding de vainillaaahhhh...mmmm...
pues quedaría como un colador el pobre después de sopladas las velas...;p


FELICIDAD...así a secas... qué mola más el plural...:)

un besacooohhhhh.

Anónimo dijo...

quería decir que mola más "que" el plural...
ains...:P

mayte

nata dijo...

¡Gracias!

Respecto al puding, sólo diré que estaba muy muy bueno (y muy muy agujereado)

Pues sí, mola más el singular: felicidad