miércoles, 26 de noviembre de 2008

What are you doing?

Están muy calladitos últimamente, ¿no? ¿No les habrá pasado algo malo, caracoles? O algo bueno, claro. Bueno, no nos engañemos, este blog nunca se ha caracterizado por el aluvión de comentarios públicos. Y aunque no me lo digan, supongo que ustedes cuestionarán todo lo que aquí se dice… No vayan a creerme a pies juntillas, que no es un caracol todo lo que reluce.

Pero ustedes están ahí, lo sé porque una energía interior me lo dice y porque hace unas semanas cometí el error de instalar un contador de visitas en Un mundo mejor para los caracoles: qué cosa más insana, amigos. La curiosidad me pareció razonable al principio y tras pensarlo muy mucho no encontré nada nocivo en el acto de hacer un seguimiento de esta página desde esa perspectiva. Por tener una referencia, me dije mientras me registraba en www.miarroba.com.

Los primeros días todo fue sobre ruedas, a tenor de los datos obtenidos tuve a bien esforzarme por actualizar en las mañanas y bueno, habida cuenta de que en mi cabeza no rondaban más de quince caracoles, fue una agradable sorpresa confirmar que unos cuantos más merodean por esta página. Ni me conectaba ni me conecto demasiado a internet pero, eso sí, cada vez que lo hacía abría Miarroba como quien abre Hotmail para mirar el correo. Y al tercer día según las escrituras que estoy escribiendo, me di cuenta de que instalar un contador de visitas estaba muy lejos de haber sido una gran idea. Qué cosa más insana, insisto. Con decirles que un día me puse tristona tras comprobar que entre las cinco y las seis de la mañana ninguno de ustedes había pasado por aquí, se lo digo todo.

Al séptimo día, también según estas escrituras, desinstalé el contador y recuperé el norte. Así de rotunda soy yo a veces, caracoles.

Y luego me fui a Twitter y ante su “What are you doing?” yo contesté lo siguiente: Recuperar la libertad, eso es lo que estoy haciendo y no hice uso de las 131 palabras restantes de las que podía disponer. Más luego, fui a leer mi muro en Facebook (porque Hotmail así me lo había solicitado) y, de repente, el mismísimo Facebook me preguntó esto: ¿En qué piensas?

Apagué el ordenador ante la sensación de que nada bueno me estaba aportando internet esos días. Cierto es que, de lo acontecido con Mi arroba, sólo yo tengo la culpa por no haber sabido mantener la curiosidad razonable que me acompañó durante todo el proceso de la instalación del dichoso contador de visitas. En cuanto a Twitter y a Facebook, poco puedo decir. Ellos están ahí como una herramienta más para fortalecer y aun forjar redes sociales y la gente los usa como tal. La idea original de ambas, en principio, es muy sanota, ¿no? Y hasta Nacho Escolar tiene su cuenta en Twitter. Sin embargo, yo no sé por qué, el formato de estas páginas me genera cierto rechazo.

No creo que vaya a fortalecer los lazos con mi agenda de contactos sabiendo qué están haciendo a cada momento (aunque a Carla parece que le ha ido muy bien. Vean el vídeo, no tiene desperdicio) y tampoco me interesan demasiado sus álbumes de fotos.

Internet es la leche, me atrevería a decir que es toda una pieza alemana pero no hay que perder el norte ni el criterio a la hora de utilizarlo, ¿no creen? Y no es que comparta del todo la opinión de David Edgerton pero sí la considero, caracoles: "La esencia de todos estos nuevos aparatos no es que nosotros podamos hacer cosas que antes no podíamos, sino que podemos hacerlas de
diferentes maneras"
. Entonces, el norte y el criterio, a mi juicio, siguen siendo los pilares básicos.

5 comentarios:

agnóstico apático dijo...

Me parece muy acertada la idea de eliminar el contador de visitas para evitar obsesiones insanas. Yo me resisto a quitarlo porque me encanta ver lo que la gente pone en el google para llegar al blog. Por otro lado es triste ver que gran parte de la gente llega buscando cosas que nada tienen que ver con el contenido del mismo: "luis me follo", "putas en la mancha", etc...

Por cierto, el enlace del vídeo no funciona.

nata dijo...

jaja, vaya, eso sí es divertido, sí. Aquí ha llegado un montón de gente buscando información sobre la dieta de los caracoles :)

Ah, lo del enlace... seguro que hay alguna manera de enlazarlo pero no consigo averiguarlo. Si pinchas en el link, se abre la página de inicio y en la parte superior derecha hay un gadget (uy, ¿he escrito yo esa palabra?: "Watch a video?" pincha y, watch the video :)

qué hace google para conducir a la persona que busca a ese tal luis a La mancha en la libreta??

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo contigo en lo insano de instalar un contador de visitas...además como dice agnóstico nada te asegura que la gente que llegue lo haga por su propio pie (en qué estaría pensando yo cuando elegí el nombre de mi blog!)...
a veces creo que es un galón más que nos ponemos para presumir (aunque si no hay éxito lo único que consigamos es dar pena,...:(), una pieza más que completa nuestro ego cibernético....otras veces me convenzo de que esto del blog es comunicación o al menos transmisión de ideas y la única forma de averiguar si alguien te lee es ésa...sinceramente no tendría sentido un blog sin lectores, sería algo así como cultivar algún tipo de transtorno psicopático online.

totalmente de acuerdo con usted en que ni facebook, ni tuenti, ni twiter?, ni su puta madre van a fortalecer lazos sociales...
además, a mí esto del interné me está haciendo un flaco favor porque soy tímida y por aquí me lanzo más de lo que suelo hacer en persona así que cuando tengo relaciones con gente de carne y hueso hecho de menos a la descarada m.samsa y me aturullo convirtiéndome en la gemela de cualquier hija de la preysler...
aún así, bienvenido sea ese ente gilipollas ...viva el contacto personal...es tan raro no olerle el sobaquillo a tu compañero de ¿charla?...ains...;P

Montse dijo...

Creo que como decíamos en CTS los avances tecnológicos no son ni buenos ni malos en sí mismo, todo depende de cómo y para qué se usen. Me parece muy acertado eso que dice David Edgerton de que los avances tecnológicos no nos permiten hacer cosas nuevas sino hacerlas de otra manera. Y es que, en el fondo, los pilares fundamentales de la vida humana son siempre los mismos (tener con quien compartir penas y alegrías) aunque las vidas humanas sean siempre nuevas y distintas y vivimos como si cada uno de nosotros estreñara el vivir. En fin, que por mucho que lo adornemos hay cosas que son siempre las mismas aunque disfrazadas con nuevos trajes.

Un abrazo, Montse

nata dijo...

"Cuando usted cree que dentro tiene un dragón y fuera ve solamente una lagartija, no es que la ley no se cumpla, es que tal vez usted sólo tenga dentro una lagartija, un lagarto si me apura. El único modo de que la lagartija y lagrto puedan aparearse y concebir un dragón espermitir que se junten."

Eso leí anoche en "Tocarnos la cara" de Belén Gopegui(por dios, no dejen de leerlo). Ala, a juntar a a esa M. Samsa y con esa Mayte que, por supuesto, poco tiene que ver con una hija de la preysler.

Claro, si es que todo estaba en CTS.. :)