lunes, 28 de abril de 2008

Entre Socuéllamos y yo



Además de preparar el próximo viaje a Palestina que vamos a hacer mi madre y yo, este fin de semana he ido al Espacio Joven de Castilla-La Mancha. Se trata de una muy buena idea que pretende dar a conocer a jóvenes creadores de cualquier modalidad a través de dos carpas (Espacio azul y Espacio verde) colocadas, esta vez, en el Paseo de Recaredo en Toledo.

Yo fui en calidad de caracol, mi intención era llegar a esos caracoles descarriados que aún no conocen este blog. Y, bueno, mi deseo también era facilitarle el camino al mecenas que ha de descubrir mis dotes y hacerme posible que pueda vivir de lo que escribo. Con todos mis respetos, dudo mucho que tenga a ese gran mecenas agregado al msn.

Había preparado una actuación-representación-lectura...Digamos que llevaba preparado Entre Socuéllamos y yo pero cuando llegaron las 13.00 horas del sábado me entró el miedo escénico y fui incapaz de entrar en el Espacio Azul donde me aguardaba tal cantidad de gente que tuvieron que retirar la exposición de esculturas grandes que allí había. Oh.

En realidad, eso es lo que le dije a la gentecilla que pasaba por el Paseo de Recaredo alrededor de las 21.00. No me rendí (los caracoles no se rinden, ni por miedo escénico ni por na de na), lo que ocurre es que a las 13.00 horas allì no habìa ni ese dios al que se le supone la omnipresencia y Ricardo, coordinador de la carpa de todo de lo que no fuese música, y yo acordamos que podría probar suerte en la tarde-noche en la puerta de los baños, que quizá hubiese más gente.

Mayte y yo anduvimos poniendo los carteles que debería haber puesto la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para difundir siquiera el Espacio Joven en general informando del nuevo horario y, cuando se acercó la nueva hora de la representación, asalté a unas cuantas personas que accidental o casualmente pasaban por Recaredo con el discursito que les contaba al principio:

"¡Hola! vosotros estabais en la presentación de mi libro esta mañana, ¿verdad? Me suenan vuestras caras. Siento mucho el plantón, me entró el miedo y fui incapaz de entrar en la carpa. Si gustan, voy a intentarlo de nuevo, esta vez prometo subirme a la tarima. ¿Nos vemos dentro de 10 minutos en la puerta de los servicios?

Ricardo puso "Creep" de Radiohead y no es que me rindiese, es que dejó de apetecerme presentar Entre Socúellamos y Yo y a pesar de tener el traje de primavera extendido delante de la puerta del aseo de señoras, no lo hice. Estábamos los que estábamos y estábamos de buen rollito. "¿Nos vamos a cenar y a emborracharnos?" Nada de me apetece más en este momento.

Pasará un tiempo hasta que mi futuro mecenas me encuentre por este blog o en otro Espacio Joven mejor promocionado o, simplemente, en otro espacio. Eso sí, en cuanto a lo de topar con más caracoles, sólo puedo decir: Mayte. No sé si este molusco se animará a unirse a nuestro mundo virtual pero del hecho de que ella es todo un caracol de pies a cabeza, de antenitas a concha, no me cabe la menor duda. Un verdadero placer, Mayte.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Nata:

Soy Bea, estudié contigo el primer año de carrera (me vine a Toledo a vivir después de mi "bombo"), y me reí montones de veces contigo también (sobre todo en esas clases de árabe a primera hora).

Me hubiese gustado saber con tiempo que venías a Toledo y al menos una "caracola" hubiera estado allí.

Descubrí este blog rastreando a Otto, y te encontré y a Sonia también.

Lo dicho: cuando tu mecenas te encuentre (déjate buscar), vuelve a Toledo y nos das en los morros a los "bolos".

Me alegra mucho leerte.

Bea.

nata dijo...

¡Bea!

Qué bueno saber de ti, de verdad. Jo, hubiese estado bien vernos y, de paso, hacer bulto en el Espacio Joven.

Anyway, volveré a Toledo a saldar esa cuenta. Mi dirección de correo está en el perfil de la página, pásame la tuya y así exprimimos este feliz reencuetro.

jo, qué guay.

Vaya risas en árabe, sí señor. En segundo no nos reímos tanto, ¿sabes? La Montoro dejó de querernos...

Un abrazo, Bea

Anónimo dijo...

Hola!!!

Ala, ala, ala!

Bea! Nat, Bea! Bea! Hola!

En junio del 2005 volvía de Madrid de una "entrevista de trabajo" que me catapultó a la niñera de niñeras y en la lanzadera de vuelta me senté al lado de tu amigo, Bea, el que trabajaba en el Obélix... Él no se acordaba de mí pero ya le hice el croquis y me contó de una boda : )
Y Marta,¿cómo es? El último recuerdo que tengo de ella es de verla sonrojada cuando todo el mundo la miraba en el Carpelli.

Miles de saludos y, sinceramente, me encantaría sumarme al reencuentro.

Saludos saludos!

Sonia.

Anónimo dijo...

"pues ea, lo que la baba ha unido que no lo separe el hombre"-dice mayte colorada-

lo mío es un caso díficil, va de burbujas y alfileres

pd:nunca pensé que me iba a gustar tanto que alguien me llamase "caracol"...;p